Olvida los falsos mitos del maridaje

Si eres anfitrión de una comida o cena, no es bueno que dejes detalles al azar: el vino no es precisamente uno menor.

¿Qué vino hay que preparar para cada comida? De entrada un consejo: olvida los falsos mitos que limitan el vino blanco para marisco y pescado, o el tinto para carne. Pon tu nota personal y anímate a romper con lo supuestamente correcto: darás que hablar y, si lo haces bien, crearás tendencia.

Un buen maridaje es el que consigue a través de los sentidos (vista, aroma, sabor y textura) que el vino potencie el sabor de cada plato.

Sea lo que sea lo que elijas: lo importante no es como maridas un vino, sino con quién lo maridas.

Puedes ver el artículo completo publicado en Forbes