Suiza: un paraíso entre montañas

Recientemente he visitado de nuevo Suiza con mi incondicional compañero de viaje: FERRATUS.

Como siempre digo, mis viajes me dan mucho más que de lo que espero y de lo que dejo profesional y personalmente. Suiza es un país que me hace sentir como en casa por su hospitalidad y su enorme parecido a nuestro norte español. Sus valles, sus verdes prados infinitos, sus blancas montañas, me recuerdan a nuestra Galicia, Asturias, Cantabria o Euskadi que no tienen nada que envidiar al país alpino.

Mi primera parada, Berna. Los seis kilómetros de arcadas que recorren su casco antiguo, patrimonio mundial de la Unesco, no dejan nunca de sorprenderme. Recomiendo acercarse a La Passion du Vin (Schauplazgasse 27) además de una vinoteca, un agradable y coqueto bar de vinos y tapas, en la que FERRATUS ocupa un lugar de honor. Mi agradecimiento a Thomas y Jürg por su apuesta decidida por nuestros vinos desde hace muchos años.

La segunda parada fue Interlaken, entre los lagos de Thun y Brienz, de ahí su nombre. Me acompañaron en esta jornada dos impresionantes personas: Ueli, un suizo encantador buen ejemplo de que en todas partes hay gente entrañable y Julia, una gallega residente en Suiza desde hace 30 años que fue mi traductora y cicerone. ¡Madre mía qué fuerza tiene esta mujer! Agradezco mucho a los dos el permitirme compartir con ellos lo que siento por mis vinos. Comimos en el Hotel Aspen (Grindelwald), propiedad de Stefan Grossniklaus, un hotel de cuento de hadas, buen cliente de nuestro FERRATUS Sensaciones.

El tercer día lo dediqué a la ciudad de Aarau, una pequeña ciudad cercana a Zurich, que nadie debería perderse si visita Suiza. Allí, acompañada por Matthias Seifritz, de La Passion du Vin (Laurenzentorgasse 7) recorrí varios restaurantes de un nivel impensable en una ciudad de apenas 30.000 habitantes. Pero en fin, así es Suiza.

Última ciudad, Ginebra, centro de la diplomacia mundial. El poco tiempo pasado en esta ciudad, apenas unas horas, me han hecho comprender que me estaba perdiendo la posibilidad de conocer una joya. Pero volveré, estoy segura, porque he dejado allí buenos amigos que me han ayudado desinteresadamente a promocionar mis FERRATUS y me han acogido con los brazos abiertos. Gracias Manuela, Antonio, Gloria, Fabien, Juan Carlos… “españoles en Suiza”, y un agradecimiento especial por acudir, pese a sus muchos compromisos, a la cata que organizaron para Dña. Ana María Menéndez Pérez, Embajadora Representante Permanente de España ante la Oficina de Naciones Unidas y otras Organizaciones Internacionales con sede en Ginebra.

Hasta muy pronto Suiza!!!

12644838_823624341096973_5582198594785718033_n12631516_823624334430307_1606425679586097097_n

Somos #EspírituRibera

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero ha presentado su nueva imagen corporativa, que es nuestra también, porque en FERRATUS somos Ribera del Duero. Somos #EspírituRibera de pura cepa.

“La nueva imagen de Ribera del Duero simboliza el crecimiento, la evolución y la actual realidad de nuestra Denominación de Origen a través del nuevo símbolo en formato vertical. Un logo que, como los vinos, surge de la tierra ribereña con diferentes tonalidades de paisajes; tipos de suelos y de terrenos; vibrantes colores y tipos de vinos”, explican desde el Consejo Regulador.

FERRATUS lleva orgullosa la marca Ribera del Duero dentro y fuera de nuestras fronteras que, a través de su imagen renovada, proyecta el #EspírituRibera de todas las bodegas que formamos esta Denominación y de la gente que ama esta tierra de viñedos. Una forma de vivir el vino ligada a una actitud creativa, que el Consejo Regulador ha llevado, junto a sus bodegas, a acciones del ámbito de la moda, la cultura, el ocio y la música.