Bodegas Ferratus está en el centro neurálgico de la D.O. Ribera del Duero. El paisaje que envuelve y protege a los viñedos de las temidas heladas, provoca una sensación de ingravidez, como si pudieras caer al vacío sobre pinares naturales y viñas donde se ubica también la bodega.

El edificio de Ferratus es sobrio y vanguardista, y se deja ver desde la carretera de Madrid-Burgos (A-1), entre los municipios de Aranda de Duero y Gumiel de Izán. La estructura de acero corten que atraviesa la fachada representa una EFE al revés, distintivo de la bodega.