La Tempranillo o Tinta Fina es la variedad autóctona de las tierras ribereñas, y única variedad de los vinos FERRATUS.

20 hectáreas de viñas, algunas de ellas de edad superior a los 60 años, plantadas en suelos de diversas composiciones, muchas de ellas en ladera y en altura superior a 860 metros. Situadas en diferentes pagos seleccionados de municipios de la Ribera del Duero como La Horra, Quintana del Pidio, Quemada, Gumiel de Izán y Moradillo de Roa, abastecen para FERRATUS de la mejor uva Tempranillo.

Pago de Santa Cruz de La Horra

El Pago de Santa Cruz, situado en el municipio de La Horra (Burgos) merece un punto y aparte.
En este pago la familia Cuevas Jiménez posee la propiedad de cinco viñas, cuatro de ellas linderas, plantadas hace más de 65 años. Esas cinco viñas excepcionales, de las más viejas de la comarca, protegidas de forma natural contra la climatología adversa, a una altitud de unos 860 metros son un tesoro vitícola al reunir las condiciones óptimas para obtener la mejor Tempranillo. Su edad, su orientación al mediodía, su suelo, su altitud y disposición en ladera, son la mejor garantía para obtener la calidad que FERRATUS Sensaciones exige.

“Desde el terroir y el trabajo meticuloso del viñedo, busco resaltar la tipicidad y la gran capacidad de envejecimiento de la tempranillo, para obtener grandes vinos tintos con estructura, elegancia, profundidad y largo recorrido" es el secreto de Emmanuel Ivars Encinas, enólogo