7 ideas básicas para catar un vino
Imagen de Fast Forward Event Productions publicada en Flickr con licencia Creative Commons.

Fecha

Pongámonos en situación: cena entre amigos en un buen restaurante, y toca elegir el vino. Si hay sumiller dejemos que sea él quien nos recomiende el vino ideal a los platos elegidos, ojalá sea uno de nuestros Ferratus. Pero si no siempre hay alguien que sabe cuál elegir o eso parece, y el resto del grupo nos dejamos llevar.

Y llega la botella y hay que catar el vino y dar el visto bueno: “¿Estará bien en nariz?” “¿La temperatura será la correcta?”… Las miradas recaen normalmente en la persona que ha elegido el vino y que emite su veredicto. Y algún día, tal vez, te apetezca ser tú quien coja la copa, cate el vino, y diga: “está bueno”. Para que eso llegue, toma nota de algunos sencillos consejos que puedes practicar hasta sentirte seguro.

  1. Es recomendable antes de catar no haber fumado ni llevar perfumes fuertes, ya que distorsionan los sentidos del olfato y el gusto.
  2. Sirve la cantidad justa para poder mover el vino en la copa con movimientos circulares sin riesgo a derramarlo. Un secretillo: practica en casa con agua…
  3. La forma correcta de coger la copa es por la base o pie, entre los dedos índice y pulgar, o por el tallo. Nunca se coge por el balón o cáliz, ya que además de calentar el vino, se ensucia la copa.
  4. Inclina ligeramente la copa, y ponla entre la luz y un fondo blanco (el mantel, por ejemplo). Podrás apreciar la opacidad (o capa) y la limpieza, además del color del vino, que dice mucho sobre él: por ejemplo, en los tintos su color nos da pistas sobre si es joven o con crianza.
  5. Tras la vista, huele el vino, primero en reposo, a copa quieta, y después tras realizar suaves movimientos circulares: surgirán aromas que te proporcionarán nueva información sobre lo que tienes entre manos.
  6. Al dejar de mover, gotas o lágrimas de glicerina se deslizarán por las paredes de la copa. Nueva pista: a mayor lágrima y cuanto más lenta sea su caída, más cuerpo tendrá el vino que vas a beber.
  7. Y finalmente lleva la copa a los labios y da un sorbo corto de vino, dejándolo unos segundos que envuelva la boca antes de tragar para apreciar su largura y su sabor.

La práctica hará que tardes menos de un minuto en ser tú el que aportes tu opinión a tus amigos y ello sin olvidarse de lo más importante: el vino es para disfrutarlo. ¡¡Salud!!

 

Imagen de Fast Forward Event Productions publicada en Flickr con licencia Creative Commons.

Más
Noticias

REGÍSTRATE Y RECIBIRÁS 10% DTO. PARA TU PRIMERA COMPRA

Recibe nuestras noticias

Y un descuento del 10% en tu primera compra

¿Cumples la edad legal de tu país para entrar en esta página de Ferratus?