LA BENDICIÓN DE LA NIEVE EN RIBERA DEL DUERO

Fecha

No podemos negar que en la Denominación de Origen Ribera del Duero estamos acostumbrados al frío y a las nevadas del invierno, pero este año, tras un sofocante verano y un templado otoño, ya lo echábamos de menos. Además de la bellísima estampa que nos ofrece el manto blanco, la nieve regala efectos muy provechosos a nuestros viñedos.

La nieve es vida para la viña, y en consecuencia para el vino. La poda de invierno, que prepara a la cepa para la brotación, hace que la planta sufra pequeñas heridas que la exponen a posibles infecciones y enfermedades, pero el frío y la nieve actúan como cicatrizantes y protectores, sanando y evitando daños en el estado de la viña. 

Además, en estos momentos en los que la cepa está hibernando y en reposo, los insectos y hongos aprovechan su corteza para resguardarse, y de nuevo la nieve y el hielo protegen a la planta para que llegue lo más sana posible a primavera. La viña continuará con su ciclo vegetativo y madurativo en la estación de las flores.

Si añadimos a lo dicho el beneficio de la hidratación que este manto blanco proporciona a la viña, de forma pausada y a demanda desde la raíz, creando una reserva de humedad para próximos meses, podemos decir que estas nieves son una auténtica bendición parar la Ribera del Duero.

María Luisa Cuevas

Más
Noticias

REGÍSTRATE Y RECIBIRÁS 10% DTO. PARA TU PRIMERA COMPRA

Recibe nuestras noticias

Y un descuento del 10% en tu primera compra

¿Cumples la edad legal de tu país para entrar en esta página de Ferratus?